Funcionamiento del redondeo

La empresa que decide apoyar un redondeo presta su infraestructura. Abre una subcuenta en su sistema contable donde se irán sumando los centavos donados durante la campaña. El sistema contable genera un reporte sobre la cantidad recaudada en todos los establecimientos que participaron y se obtiene la cantidad total.

La empresa entonces emite un cheque a favor de la organización filantrópica por la cantidad total de la donación que se reunió por el aporte de miles de personas que redondearon, con el cual ampara la salida de ese recurso de su contabilidad y recaba la firma de recibido de aquella asociación beneficiada. Conceptualmente el donante fue “el público en general” y no la empresa.

El ingreso del redondeo a la organización no lucrativa (vía cheque o transferencia bancaria) tiene que quedar documentado con un recibo de donativo, que es deducible del impuesto sobre la renta. La organización expide entonces un recibo fiscal aprobado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, está foliado y además incluye las leyendas respectivas que determina la ley como son fecha más reciente del Diario Oficial de la Federación donde fue publicada la autorización para ser donataria y los datos del impresos o sello electrónico) con la leyenda recibí “Del público en general” la cantidad de…

Toda organización que es donataria autorizada, por las disposiciones de transparencia a la que están sujetas por parte de la SHCP, tiene que llevar un sistema contable acorde con la normatividad aceptada en nuestro país; todo donativo se registra. Sin embargo en el caso de los redondeos, como “el público en general” (todos los que donaron sus centavos) no es una persona física ni una persona moral (que cuente con su registro federal de contribuyente), la organización emite el recibo de donación (CFDI).

Por otra parte, se hace necesario exponer algunos fundamentos legales en torno a la deducción de impuestos por parte de personas físicas o morales:

1) Deducir impuestos no significa evadir.
2) Los donativos empresariales se dan contra las utilidades de la empresa (o en el caso de una persona física contra sus ingresos) y antes del pago de impuestos.
3) Nunca se deduce el 100 por ciento de lo que se dona, sino que otorgar donativos, ayuda a bajar el porcentaje de la tasa grabable que se tiene obligación de cubrir.
4) Existe un límite oficial. Actualmente la legislación señala que sólo se podrá deducir hasta el 7% de los ingresos del contribuyente del ejercicio inmediato anterior.

Qué se recomienda hacer para disminuir la suspicacia y para que usted diga ¡Sí al redondeo!:

1) Pregunte al cajero el nombre de la asociación, o la causa, para la que se está convocando el redondeo. Es común encontrar algún tríptico con información de la asociación.

2) Done con confianza, pues ya tiene la información que le deja claro cómo funciona el redondeo. Para su mayor tranquilidad, las empresas que apoyan eligen sólo a asociaciones que son donatarias autorizadas.

3) Tome nota del nombre de la organización y búsquela en internet. Obtendrá mayor información sobre su quehacer. El Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) tiene en línea a disposición del público en general un Directorio de Instituciones Filantrópicas.

4) Visite a la organización beneficiaria del redondeo para que se cerciore sobre los beneficios que ofrece a la comunidad, se sorprenderá que con tan pocos recursos hagan tanto.

5) Prepárese para seguir donando regularmente (tan sólo son centavos), ¡Nunca se sabe si en el futuro uno mismo o algún familiar requerirá los servicios que otorgan las organizaciones no lucrativas!

El artículo original fue escrito por Emilio Guerra Díaz para el boletín electrónico expok news, fue actualizado.

1

Pbliación relacionada